Romance anónimo

 

A Salamanca, el escolarillo,
a Salamanca irás.
Irás a do no te vean,
ni te escuchen ni te crean,
pues a las que te desean
tan ingrato pago das.
A Salamanca, el escolarillo,
a Salamanca irás.

Estábame yo en mi estudio
estudiando la lición,
y acordé me de mis amores:
no podía estudiar, non.