“El juego” por Carlos Berdiel

“Para esos días, más de uno, en los que te paras a pensar y entiendes que nada, absolutamente nada tiene sentido. ¿Te has sentido así alguna vez?”

Pero quién se inventó el juego
y quién marcó las normas?
Quién dijo qué jugadas eran las ganadoras?
los ángeles que me envían archivos adjuntos?
los vagabundos? los testigos de Jehová?
los charcuteros? los hijos de los charcuteros?
tuvo la culpa mi vecino? el amante de mi vecino?
la tuvo el abogado de mi vecino?
la tuvo alguien que no sabemos quién es
porque vivió hace muchos años?
tienen entonces la culpa los sabios
por no quererlo investigar?
Tuvo la idea el mono
que se despertó un domingo
y era el hombre ya? Cómo se llamaba el mono?
era yo? se parecía a mí?
y cuál es exactamente el juego?
formo al menos parte de él
o sólo estoy mirando?
Y esos a los que miro
saben si estoy jugando
o sólo los estoy mirando?
Porqué tengo la sensación
de que alguien me oculta algo?
Yo estoy ocultando algo?
Debería ocultar algo?
Ocultarme de algo,
de alguien, de muchos?
Cómo se sabe cuándo vas ganando?
Se acerca un tipo y te lo dice?
Voy perdiendo entonces?
A mí nadie me ha dicho: tú tranquilo, chaval,
tú vas ganando
Debería preocuparme?
Quién está arbitrando el juego?
Es alguien por dentro de nosotros,
o algo por encima de nosotros?
y si es así, quién determina a quién?
o qué determina el qué?
Hay que registrarse en algún lugar
o ya se sabe el papel que juego?
Me ha tocado con los buenos?
Si permanezco un tiempo en silencio,
esa pausa consta en el expediente?
Cuenta para bien o para mal?
Habrá una especie de juicio
o ya está todo pensado?

Qué se supone que debería yo contarle a mi familia?